Latino América

Rodando por Chile: Primer mes de un viaje sin fecha de vuelta

DSC_0059

Sin contar el par de semanas transitados por latitudes nortinas -esa marcha blanca con tintes de relax nostálgico con la familia- el calendario anuncia que del 18 de enero al 18 de febrero los días pasaron volando y ya cumplimos un mes rodando por caminos que fluyen hacia el sur. Un sur desconocido de rutas secundarias y costeras. Sures de caminos serpenteantes y porfiados, que han puesto a prueba las habilidades motoras de una casita con ruedas corajuda y resistente. La Chirimoya, nuestro nuevo hogar, se ha enfrentado con paciencia de Buda a subidas pedregosas y calaminas que nos recuerda y advierte que no es una 4 x 4.

DSC_0001

El Facu, nuestro copiloto nortino, va atento llenando sus pupilas de verdes nunca antes vistos por él, tolerando largas horas de manejo y mimos proporcionados por sus aventureros amos. Su pelaje ha sido víctima de invasivas y pinchudas bolas provenientes de arbutos y plantas, llevándonos a la irremediable decisión de cortarle el pelo de sus orejas, patas y cola que estaban convertidas en un enredo al más puro estilo rastafari.

DSC_0337El Facu en su meditación perruna diaria. (Lago Maihue)

 

La ruta recorrida hasta hoy

Nuestra primera parada fue Pichilemu, ese balneario hippie/chic que atrae tanto a los amantes del surf. La casa de nuestro amigo Charly y su familia fue nuestro hogar por un par de noches para luego seguir rumbo sur pegados a la brava costa pacífico. Cahuil, Bucalemu, Boyeruca, Pullay, Arauco, las tibias aguas de la laguna lleu lleu y del lago lanalhue fueron algunos de nuestros patios traseros que conjugaban una perfecta combinación bosque+playa.

La araucanía nos dió la bienvenida a orillas del lago Budi y nosotros le dijimos adiós a la costa para internarnos a la región de los lagos, una de las tantas maravillas que posee Chile. Pero los caminos del Budi nos enfrentaron a la primera prueba: una subida de piedras sueltas que nos dió trabajo. Terminamos abriendo camino con pala y yo figuraba mugrienta en el suelo usando una de mis zapatillas para sacar las piedras que alformbraban el camino. El trabajo en equipo trajo consigo buenos resultados. La primera prueba fue superada.

El 1ero de febrero nos recibió en plena temporada alta en el ajetreado Pucón, el balneario sureño taquilla, y sus calles repletas y energía santiaguina nos hizo arrancar encontrando un desolado y vasto jardín custodiado por el amenazante volcán Villarrica.

CSC_0060

A modo de paréntesis, si volvemos a esos días salados de desierto y rutas infinitas, Antofagasta nos presentó en una bencinera olvidable de una calle escondida a una pareja de alemanes que también viajan con copiloto peludo. Katrin, Robert y Quanna, su perra, vienen bajando desde la costa este de USA en Klaus, un camionazo digno de la armada. Mientras mi compañero le cargaba las baterías a la Chirimoya con bencina, me acerqué a practicar mi abandonado pero digno inglés y anoté su página web establenciendo contacto a través de su página de facebook con un “nice to meet you guys, we hope to see you again” (“un gusto chicos, esperamos verlos de nuevo”)

Un mes después, buscando un metro cuadrado donde pasar la noche, entre Huilo Huilo y Puerto Fuy, decidimos refugiarnos a orillas del lago Pirehueico y Chan! la mansión rodante hace su entrada triunfal como si hubiésemos coordinado el encuentro. Al día siguiente nos depedimos de un abrazo bien latino e intercambiamos números de teléfono para coordinar futuros reencuentros…

DSC_0059

Los siguientes días fuimos atrapados por el lago riñihue que también nos presentó a una linda pareja de chicos sureños. Él se ganó la simpatía de mi marido de entrada, ofreciéndole una cerveza artesanal. La conversa se empezó a poner entretenida y nos invitaron a su cabaña a tomar unos mojitos. Después vendría el delicioso mariscal, las piscolas y la resaca. Sus nombres son innombrables porque su relación es ultra secreta. Por si fuera poco, al día siguiente fueron a la playa donde estábamos estacionados y llegaron con helado de maracuyá!

Al parecer, los planetas no podían estar más alineados porque nuestro siguiente “spot” era el lago Ranco, donde justo estaban de vacaciones mis suegros queridos. Los campos de Vivanco, albergaban la casa del tío Felix y tía Becky, que en plan “all inclusive” nos recibieron con sobredosis de vino, ensaladas, carnes y pescados, postres caseros, desayunos gloriosos, lavandería, duchita caliente, paseos en lancha y a campo traviesa, mi debut -y el de Facu- en stand up paddle, días de azules intensos y sobre todo, mucho amor…

CSC_0186

CSC_0204

Los siguientes pasos fueron lago rupanco y aquel encuentro fallido con nuestra amiga Angeles que aún lamento, bordeamos el precioso lago llanquihue, fuimos a cascada y huímos de la popular zona a otro lugar alejado de la muchedumbre: el precioso lago chapo que nos recibió de noche, tras habernos quedado pegados una vez más en un terreno arenoso, desde donde fuimos rescatados por Doña Elsa y Don José.

CSC_0449

El lago Chapo nos dió el placer de conocer a otra persona hecha de acero inolvidable: Don Albert que gracias a sus técnicas de pesca con coliguacho como carnada, pudimos degustar una trucha fresquita!

DSC_0469

Cielos de cuento con nubes de algodón, árboles masticados y despeinados por el viento, montañas como sacadas de un cuento chino, lagos de color esmeralda, volcanes que recortan el horizonte, pero sobre todo personas desinteresadas y con un tremendo corazón, han sido el mantra de cada uno de estos primeros 30 días de viaje.

CSC_0368

Los últimos días fuimos abducidos por las bellezas de Cochamó, Puelo y Hornopirén, conectando con paisajes sin conexión a internet y celebrando el primer mes de esta travesía sin fecha de retorno, con pancito amasado y la primera lluvia invernal de este verano que pronto se vestirá de otoño.

CSC_0230

Quizás también te interese leer esto:

Comentarios

4 Comentarios

  • Reply
    Top Iphone Camera apps
    21 febrero, 2017 at 4:00 pm

    Thanks for sharing your thoughts. I truly appreciate your efforts and I am waiting for your next post thanks once again.

  • Reply
    Jojo
    22 febrero, 2017 at 1:36 pm

    Extraordinario relato. Es como estar ahi mismo con uds. Abrazos y que todo siga cargado con esa energia positiva que les acompaña

  • Reply
    Tonka Razmilic
    22 febrero, 2017 at 3:09 pm

    Fascinante viaje, a pesar de que los separa de mi. Tal vez yo hubiera hecho lo mismo, pero en mis tiempos mozos muy difícil y capaz q en citrola. Buen y maravilloso viaje, cuídense.

  • Reply
    Rosemary Pereira M.
    12 marzo, 2017 at 10:26 am

    Pamela ,hermoso tu post hija, para variar me hiciste llorar, bueno siempre he sido llorona, es mi esencia.
    Espero seguir leyendo esta Odisea grande q emprendieron juntos.
    Los amo!!!!!!!

  • Comentar