Latino América Mis viajes Post fotográfico

Recorrido fotográfico por San Pedro de Atacama y alrededores

En el norte del país más largo del mundo -Chile-, se haya el desierto más árido…y en medio de ese paisaje hostil, existe un oasis que le da vida, y ese es San Pedro de Atacama. Este mágico rincón pertenece a un planeta que está alineado con el altiplano boliviano, pero por el lado chileno. Y en estos altos e infinitos paisajes, la puna y la sal condimentan un viaje repleto de imágenes surrealistas. Imágenes que te harán volar sobre la magia de este desierto único, que comparte territorio con volcanes, geysers, salares, lagunas y pueblos perdidos en medio de la nada…o quizás, en medio de todo.

Cielo versus dunas. Tierra de contrastes, de climas bipolares, de brisas saladas.

Un lugar donde la magia te invita a amanecer entre geysers o atardecer en la luna, que tiene su propio valle…

En este planeta habitan vicuñas y llamas, y hay subplanetas de aguas turquesas y piedras rojas, donde la altitud despeina, congela y apuna.

Este mágico lugar, tiene iglesias en el cielo y calles barridas por la arena y el barro que han secado la piel de los niños que juegan sin zapatos.

El volcán Licancabur es el guardián que protege y amenaza a San Pedro, y sólo a veces, usa nubes como sombrero.

Este es un paraíso sin playas repleto de accidentes geográficos, muchos de ellos provocados por la erosión del viento que con los años, ha tapizado de colores uno de los paisajes más preciosos y diferentes que haya visto.

San Pedro te invita a perderte en la dirección correcta. A descubrir la magia del desierto más árido  y con uno de los cielos más estrellados del mundo. Un lugar que carga una mística muy especial y que presume de un abanico de paisajes como recién pinceleados por Dalí.

Quizás también te interese leer esto:

Comentarios

No hay comentarios aún

Comentar