Inspiración Reflexiones

Por culpa de los viajes

san pedro de ataca

Si tuviera que resumir mi vida me atrevería a decir que existe una Pame antes y otra después de los viajes.
Los viajes han marcado en mí de tal forma, que hoy mi vida no sería la misma sin ellos…
Gracias a, o “por culpa de” los viajes, mi vida actual gira en torno a éstos.
Recuerdo la cantidad de veces que me dijeron cuando comencé este camino “nadie puede vivir de los viajes”, y la verdad es que gracias a cada una de esas aventuras, que comenzaron hace 10 años en solitario, puedo decir hoy que Sí, si se puede vivir de los viajes.
Hoy mi vida laboral consiste en escribir de viajes para un gran medio llamado Faro.travel, que contactó conmigo gracias a este blog que estás leyendo ahora. Sin tener estudios de turismo, este blog y mi experiencia viajera fue mi currículum que me permitió entrar en una de las empresas pioneras de viajes de estudio en Chile: Latitud 90; consiguiendo así poder traviajar y ser enviada como guía de turismo a los destinos más top de Chile & Argentina, lugares alucinantes que eran carísimos de recorrer con mi escuálido presupuesto…Por culpa de los viajes y el conocimiento adquirido tras una década viajada a más de 40 países, he caído en In2travel, como agente y consultora de viajes freelance, y estoy con muchas ganas de trabajar en el extranjero como guía, fotógrafa, escritora, y lo que salga.

Faro

“traviajando” con mi bandera de Faro.travel

Vale decir que, por culpa de los viajes, logré hacer de mi pasión, mi profesión, y conseguí aquello que todos me advertían cuán imposible era. Por culpa de los viajes, mi mente se centró más en buscar oportunidades en vez de excusas, y en buscar aquello que la mayoría considera inalcanzable, porque en el camino tradicional ya había demasiada competencia…
Por culpa de los viajes, descubrí a través de la distancia quiénes son mis verdaderas amigas, esas pocas que están a pesar de la lejanía.

mametas

En las cascadas de Ouzud, Africa…con esas amistades que pese a la distancia, perduran.

 

Por culpa de los viajes, comprobé que otras no tan amigas pasaron del amor al odio viendo que una cumplió el sueño que ellas no se atrevieron por mil razones (y excusas) reconociendo como una gran verdad lo que una sabia amiga viajera me dijo un día:
“si quieres saber quiénes son tus verdaderos amigos, ten una vida extraordinaria”, y es cierto…sólo las de verdad se alegrarán por ti sin resentimientos ni envidias de por medio.
Por culpa de los viajes, conocí al amor de mi vida…No! no lo conocí viajando…lo conocí gracias al yoga, disciplina a la cual llegué por viajera inexperta viajando con una mochila de más de 15 kilos, lesionándome la espalda…

P1030411

Y él hoy puede asegurar, que por culpa de mi adicción viajera, el bichito lo contagió de cierto modo…llevándonos a dejar TODO, aventurándonos a una vueltita por el mundo de dos años, que nos llevó a vivir y trabajar afuera, cambiando por completo nuestra filosofía y forma de vida.
Por culpa de los viajes, mi intuición creció y con ella mi capacidad de confiar en los demás, siendo cada día más asertiva y clara a la hora de tomar decisiones.
Por culpa de los viajes me enamoré también de la fotografía y de la escritura, talentos que seguirían durmiendo dentro de mí si me hubiese quedado en casa.

mrphong

Por culpa de este estilo de vida, conocí gente hermosa en cada rincón del planeta. Gente que devolvió mi fe en la humanidad y me enseñó otras formas de ver la vida.

Xi

Gente increíble que me sacó la venda de los ojos y me hizo ver que somos iguales y buscamos ser felices y hacer felices a quienes amamos, pese a tener religiones, culturas y razas diferentes…personas de un corazón gigante que han hecho poner en duda lo que veo y leo en los medios, que no hacen más que meternos miedos y prejuicios sobre ciertas culturas…

 "Cuidado con los Indios", me advirtieron quienes jamás fueron a India.

“Cuidado con los Indios”, me advirtieron quienes jamás fueron a India.

 

 Se ven caras, no corazones...

Se ven caras, no corazones…

 

Por culpa de los viajes, partí este camino un tanto perdida para escapar de una rutina…y hoy sólo viajo para encontrar respuestas, y esa búsqueda sólo a permitido encontrarme a mí misma.
Por culpa de los viajes, encontré el camino que me ha permitido desarrollarme como persona, y así poder ser la protagonista de MI vida, haciendo lo que amo por opción y no por imposición…
Este camino nómada es el que me permitió salir a descubrir un gran abanico de posibilidades, que no tenía idea que existían cuando vivía en este rinconcito apartado al fin del mundo.
Por culpa de los viajes, descubrí que viajar no es más caro que vivir en un lugar fijo, y por culpa de la belleza de este mundo que pretendo conocer entero, aprendí idiomas, me desilusioné, dormí una vez en la calle y en el suelo de frías estaciones y pasé hambre con tal de estar ahí… y comprendí que un estómago hambriento, una billetera vacía y un corazón roto enseñan las mejores lecciones de la vida. Y en los momentos más difíciles, siempre apareció un angelito desinteresado dándome una mano.
Por culpa de los viajes, con mi compañero de vida salimos de un sistema que nos parece incompatible con tener tiempo para lo que nos apasiona.

CSC_1104

Un sistema que nos hizo despojarnos de la televisión y de tantas cosas materiales que no son más que anclas que te atan cuando lo que quieres es volar!!
Por culpa de los viajes, sigo buscando mi lugar en el mundo…un lugar que nos permita desarrollarnos como individuos, crecer como pareja y formar una familia en un marco armónico, alejado de las voces externas que critican, y con una calidad de vida insuperable.
Por culpa de los viajes me quedé sin auto, sin trabajo estable y me he perdido acontecimientos importantes de seres queridos…pero después de lo vivido y mirando en perspectiva, absolutamente todo a valido la pena.

Por culpa de los viajes, siento que no encajo en el lugar donde nací, y a la vez siento que pertenezco a todas partes, ya que un pedacito de mi corazón se ha quedado en cada rincón que he pisado…
Por culpa de los viajes, un día me atreví a dejar todo, y a la distancia me dí cuenta que, al final, no dejé todo…sino que fui por TODO.

Quizás también te interese leer esto:

Comentarios

No hay comentarios aún

Comentar