Inspiración Mis viajes Reflexiones

Mis 12 años de viajera (anécdotas, reflexiones y aprendizajes)

Este junio del 2017 cumplí 12 años de caminar por el mundo.
Un 3 de junio del 2005 me animé a dar esos primeros pasos y dejé de esperar que alguien me acompañara, sabiendo que en esa espera, le podían salir raíces y telarañas a mis sueños. Y para ser honesta, mi gran sueño de conocer el mundo iba de la mano con hacerlo sola. Conmigo. Mi mochila y yo. Mis prejuicios y yo. A MI ritmo. Bajo MIS propios términos y condiciones.
Y esa visión de mundo que sólo se amplía viajando, reclamaba también una ampliación de conocimiento personal. Dejar el nido. Ser auto suficiente. Valerme por mí misma. Ponerme a prueba en otros escenarios y contextos. Probar si era cierto eso de “quien no arriesga, no gana”.

Y era cierto.

mochi&yo
Hace 12 años. Un poco más ingenua, con una evidente inexperiencia de armado de mochila. Más miedosa, menos confiada y con sobrepeso de ilusiones.

 

Y así, con una tonelada de miedos en la mochila (miedos más bien infundados tras recibir tantos “estás loca” “te va a pasar algo malo” “el mundo no es para una mujer sola”) y con otra tonelada de sueños e ilusiones que pesaba aún más, agarré mis ahorritos y partí al viejo continente, soltando en el camino esa primera tonelada miedosa.

ams
(Amsterdam)

Fueron 3 meses en Europa. 3 meses en los que viví más cosas que en esos últimos 25 años de existencia. La felicidad me engordó en Italia, las semanas se me pasaron volando en Amsterdam, lloré en París, me reí en Grecia, extrañé en Londres y me cuestioné todo en cada rincón (mi profesión, mi futuro, mi relación de pareja de ese entonces, TODO!!) Y me pasó lo que nos pasa a todos quienes viajamos: ya sea un mes o 2 años, quedé con ganas de más, sentí que me faltó mucho por conocer, y que no quería parar.

Y no paré.

Uyuni
Salar de Uyuni, Bolivia. En ese viaje donde entendí que estar sola y sentirse sola, no es lo mismo.

Y en ese entonces no imaginaba todo lo que la vida y el mundo me iba a enseñar.
Porque ese primer viaje fue el trampolín de los viajes siguientes. En ese primer viaje me demostré que podía sola. Que no necesitaba una figura masculina a modo de escudo y protección, que reconozco, te hace ciertos momentos más llevaderos y ciertas situaciones te las facilita.
Y fue después de ese primer viaje que una de mis abuelas -la “loca” que descifraba futuros ajenos- descifró entre cartas y mi mano que yo sería una gran viajera del mundo. Ella no sabía que era el gran sueño de mi vida. Yo no sabía si sus lecturas eran certeras.
Y sin embargo, el tiempo le dió la razón.
Desde ese primer viaje hasta el actual me pasaron cosas que ni siquiera imaginé vivir y descubrí caminos y formas de ver y vivir la vida que ni sabía que existían cuando soñaba viajar por el mundo:
Abrí un blog. En su momento (2007) uno de plantilla más básica ya que no tenía intención de profesionalizarlo. Era mi bitácora digital a modo de respaldo y para compartir vivencias a la distancia con mi gente más cercana.
-Conocí hasta la fecha más de 50 países.
Dormí en el desierto del Sahara bajo una lluvia de estrellas fugaces.
-Experimenté los menos 15 y los 50 grados.
-Navegué el Mar Caribe, el Egeo y el Adriático en cruceros.
Conocí el couchsurfing, plataforma virtual que me permitió recibir y hospedarme en casas de completos desconocidos, muchos de ellos, actuales amigos!
Aprendí a bucear y de esa actividad me enamoré y descubrí todo un mundo nuevo.
Recorrí sola 2 continentes y crucé fronteras encaramada sobre camiones llenos de choclos y militares armados.
-Viajé con amigas, con mi gran compañero de vida y hoy, hasta con nuestro perrhijo.
Me enamoré de la escritura y la fotografía (razones que me llevaron a profesionalizar el blog, éste que estás leyendo ahora, y que no sería tan lindo si no fuese por mi Ángeles Fernandez, mi web designer, quien se convirtió en mi amiga salvavidas)
-En ese proceso, entre ires y venires, conocí el yoga, y junto a él, al amor de mi vida. Y en esa nueva etapa viajé con él y mis viajes en solitario tomaron otro tinte. Sí. Seguí viajando sola cuando él por X motivo no me podía acompañar, y comprobé que quien te ama de verdad, no te corta las alas ni te arranca los sueños de raíz. Como mis padres. Que me dieron alas y raíces, para no olvidar volver al nido. Gracias papá, Gracias mamá!!
-Nos casamos y tuvimos una luna de miel de 2 años
-Viajamos casi un año por Asia. Vivimos un año en Vancouver, Canadá gracias a la Working Holiday Visa

Hice mi primera charla frente a más de 500 personas contando mi historia viajera junto a los más grandes viajeros de Chile y el mundo gracias a faro.travel

faro2

-Y tras esos 2 años de viaje, volví y enfrenté la depresión post party que todo viajero sufre al regresar, buscando y encontrando un nuevo trabajo que me obligara a viajar. Traviajar de guía de viajes de recién egresados fue extenuante y todo un desafío, que me permitió ahorrar para seguir viajando.
Mis ambiciones sobre el traviajar crecieron y le subí al máximo el volumen a mis sueños. Sólo así conseguí escribir para otros medios siendo remunerada. Fui (soy) embajadora de marcas y agencias de viaje y en esas nuevas oportunidades -que ni busqué, sino me llegaron- conocí personas maravillosas con las que se vienen grandes proyectos.

3tbmex

Peeero también conocí la cara fea de las redes sociales (o antisociales?) Mis caminos virtuales se cruzaron con los personajes más freaks que existen del otro lado de la pantalla: los haters, que en este caso fueron 2 locas de patio que, sin lograrlo, intentaron arruinar mi reputación y mi vida laboral. Y ese sinsabor me dejó grandes aprendizajes: No cuentes TODOS tus éxitos ni divulgues todos los trabajos que te salen. La envidia “sana” no existe y las mentes diabólicas que quieren estar en el lugar que a ti te pertenece porque TÚ te lo ganaste, harán cualquier barbaridad con tal de sacarte de ahí. Como le dijo el Quijote a Sancho “Deja que los perros ladren, eso significa que vamos avanzando”.

welcomeEl mejor premio del 2016: pasar a formar parte de 3 travel Bloggers

Y bueno, como ya lo saben quienes siguen mis pasos, hace 5 meses estoy haciendo un roadtrip recorriendo el continente sudamericano con mis amores (mi marido y mi perro “Facu”) en una furgoneta tras renunciar a todo un plan de vida que no estaba alineado con ninguno de los dos.

Postergar etapas, renunciar a cosas, tomar caminos paralelos -y opuestos- al tradicional fueron decisiones que me han permitido vivir todo eso (y mucho más)

chirimoyaSólo faltó el Facu en esta foto. Perseguir conejos era más entretenido que posar frente a una cámara 🙄

Parece ser el sueño del pibe, pero créeme, también tiene su lado B

Y sabes qué? da igual todo lo que te acabo de contar. Porque NADA de lo vivido se compara con los aprendizajes que hay detrás de cada experiencia:
Viajando te darás cuenta que los lugares visitados y los sueños que de siempre soñaste cumplir pasarán a segundo plano. Un viaje ya no se medirá en kilómetros y sellos en el pasaporte, sino en sonrisas, nuevas amistades, diálogos dibujados o actuados con quienes no comparten tu mismo idioma. Puertas de casas anónimas que se abrirán de par en par para tí, sin esperar nada a cambio.

P1070748P1070802

Sí. Al menos para mí, las personas son las que han abierto mi mente, las que me han regalado las mejores experiencias y las que me han sacado lágrimas y sonrisas.
Viajar amplía tu sensible sensibilidad. Al abrazar otras realidades, tu empatía y tolerancia crecerán inevitablemente.

La confianza hacia el resto también. Viajando te darás cuenta de que el mundo no es tan feo como te lo muestran los medios. Entiendes que una bomba en Siria mete mucho más ruido mediático que una sonrisa o un acto desinteresado de un desconocido que abrió las puertas de su vida y corazón. Y descubres que la sonrisa es el único idioma universal, y que ésta le abre el corazón de todo el mundo.

bigotesEsta foto es de las favoritas de mi colección de sonrisas por el mundo (Bikaner, India)
Amplías también tu conciencia ambiental al ver in situ cómo petroleras dejaron cesante a los cientos que trabajaban la tierra de ese pueblo o ciudad. Al darte cuenta de que los glaciares que hoy tienes la suerte de apreciar, probablemente ni los conozcan tus nietos. Al ser testigo de la indolencia ambición y falta de conciencia de empresas que arrasaron con parques nacionales, y de esos idiotas que hicieron la fogatita donde no se debía y provocaron un incendio en un bosque milenario.

Traviajando con grandes travel bloggers entendí que aunque parezca -o se muestre como un hobbie- esto es un trabajo y que la única manera de ser valorada y respetada es rechazando propuestas no remuneradas. A menos que fuese un trueque conveniente para ambas partes; o se trate de apoyar el proyecto de alguien que de verdad está haciendo un real aporte al mundo; o esté apoyando el emprendimiento de un amigo.
Por lo mismo, me dí el lujo de rechazar propuestas que alimentaban ese ego que me servía solamente para jactarme entre otros bloggers y viajeros, pero que no estaban alineadas a mi esencia, filosofía y principios. Y aprovecho de dejar en claro que NADIE me paga por escribir en mi blog. Lo hago porque de verdad me apasiona viajar escribir y compartir… y si de pasadita inspiro a más de alguno que no sea mi mamá, bacán!! Pero éste es mi currículum virtual y la idea SÍ es ganarme la vida con trabajitos que salgan gracias a él. Después de todo, invierto TODA mi energía, tiempo y dinero en viajar y eso tiene un valor.
Este camino como nómada digital me permitió confirmar que la vocación es una hermosa forma de caminar por la vida. Y mi vocación es viajar (y contarlo) desde que tengo uso de mochila. Y es que nos volvemos consecuentes cuando lo que soñamos-pensamos-decimos, va de la mano con lo que finalmente hacemos.
Viajando conocí todos mis yoes y me vestí de todas ellas. A la compasiva, la ególatra, la ansiosa, la empática, la bipolar, a la arriesgada, la fiestera, la aburrida, a la llorona. A algunas de ellas las mandé a la tumba. A una que otra la mando al carajo y vuelve sin que la llamen. A otras las cargo siempre en mi mochila. Y cuando viajo sola sobre todo, convivo y me peleo con todas esas partes que laten de mi piel hacia adentro.
Es parte de mi propia involución y evolución. Y me queda muuuucho camino aún.
En pareja descubrí que viajar es como el matrimonio mismo. La manera más certera de estar errados es pensar que tenemos el control.
Y gracias a mi gran compañero de vida y aventuras, comprendí lo cierto que es eso de que “la felicidad es real cuando es compartida”.

greatwall

Compartir. Compartir mis sueños con él. Sus sueños conmigo. Compartirlo con ustedes que me leen. Para dar algo a cambio. Porque viajando recibí mucho más de lo que doy. Y tal vez sea esa mi gran razón para seguir este camino.
Aprendí que la intuición es el susurro del alma…y la importancia de escuchar a esa voz interna que rara vez se equivoca.
Este camino me enseñó que si te aterra hasta los huesos, si pone tu vida patas pa arriba, si te acelera el tamborcito interno y te humedece los lagrimales, entonces vale la pena.
Si yo pude seguir el camino hacia mis sueños, cualquiera puede…
Y si te da miedo, pues HAZLO CON MIEDO!!!

Quizás también te interese leer esto:

6 Comentarios

  • Reply
    Trabajar en Canada
    2 julio, 2017 at 2:25 pm

    Sorprendente post. Gracias por aportarlo…Espero màs…

    Saludos

    • Reply
      brujulaviajera
      9 julio, 2017 at 12:07 pm

      Muchas Gracias!!

  • Reply
    Pedro
    5 julio, 2017 at 10:59 pm

    He viajado contigo leyendo este post. Lo he disfrutado mucho. Besos

  • Reply
    Rosemary Pereira M.
    7 julio, 2017 at 12:46 am

    Maravilloso relato , para q te digo que me hizo llorar, me conoces como soy , Full Llorona, me emocioné mucho cuando nos mencionaste , me dolió hasta el Chacra Corazón, te queremos hija, y nos hace inmensamente felices verlos tan unidos en esta como la llamamos Odisea.
    Que Dios les acompsñe siempre.

  • Reply
    Annie Navia
    7 agosto, 2017 at 6:44 pm

    Qué rico vivir de lo que te gusta!!! Y que bueno aprender de los demás… tendré más cuidado con las redes!!!

  • Reply
    Nidia
    10 septiembre, 2017 at 5:52 pm

    Hola, soy Nidia no te imaginas lo que me pasó leyendo este blog….. bueno siiii te lo debes imaginar porque no debo ser la primera que te lo dice …
    ME “iluminé ” , “despabilé” , “inspiré”, etc , etc…soy viajera de alma y de kms he estado en mas de 25 países …y soy amante de la fotografía y tengo algo de gracia para escribir.
    hice un viaje por Asia durante 1 año, el cual terminé en Egipto y luego de vuelta a Chilito. necesito consejos, algunas patitas, y buena energía para darle con mi proyecto de blog que no tengo ninguna gana de hacerlo comercial pero si llego a eso …maravilloso.

  • Comentar