Inspiración Mis viajes Post fotográfico

Catadora de atardeceres

sunset2

“Los viajes son como los atardeceres…si uno espera demasiado, se los pierde”

Con el pasar de los años y la cincuentena de países visitados, creo que me he convertido en una coleccionista y catadora de atardeceres. Contemplar la caída del sol desde muchos rincones de este mundo es otra razón/excusa para viajar (y no dejar de hacerlo por ningún motivo) Foto de portada: Mandalay Palace, Myanmar.

bc1El atardecer de cada día en mi vida canadiense. Foto: Vancouver, British Columbia.

sunset1Si cuando chica me hubiesen dicho que algún día vería un atardecer birmano, no lo habría creído. (Amarapura, Myanmar, ex Birmania)

Una vez leí por ahí que una persona que no se emociona frente a un atardecer, tiene el alma enferma. No sé si será cierto o no, pero al menos yo, no conozco a nadie que frente al ocaso no sienta nada de nada.

sunset3Las islas gili son una fábrica de atardeceres épicos. (Gili Trawangan, Indonesia)

El cielo, las nubes, los colores, y todo aquello que ocurre allá arriba y más allá aún, en el horizonte, es un momento del día indiscutiblemente especial, mágico, romántico y de inigualable belleza. La energía que libera el sol durante el día se acumula y carga de nostalgia cuando está a punto de irse a dormir, y a punto de levantarse en el otro hemisferio.

sunset6La infinita playa de Palominos en Colombia nos invita a caminar por la soledad de sus arenas…

Los atardeceres provocan en mí una emoción desbordante difícil de explicar. Me conectan con el universo y con mi mundo interno. Me hacen reflexionar, pensar en todo y en nada a la vez, escribir, fotografiar, disfrutar de sonidos maravillosos como el oleaje del mar, de los árboles que se despeinan con la brisa, del silencio absoluto.

big-surDe los cálidos a los fríos, este sunset fue capturado en Big Sur, California en un road trip por la costa oeste de USA que será difícil de olvidar.

sunset8En los cielos de la costa pacífico de Nicaragua, suelen haber incendios en el cielo.

sunset10Al norte de Chile, Hornitos es una playa protegida por la inmensidad del desierto.

saharaSahara…cómo me gustas Sahara!! Aunque en la foto no se aprecie un atardecer impresionante, recuerdo ese instante como uno de los más mágicos de mi vida viajera.

Se esconda detrás de la infinitud del océano, o detrás de una montaña o de los vastos desiertos o salares, lo cierto y tangible es que el sol hace su retirada y anuncia la noche; termina un ciclo para comenzar otro; se apaga la luz natural para dar vida a las artificiales y llega inevitablemente ese instante que nos invita a cerrar los ojos, para seguir soñando.

sunset11En el techo del mundo, Nepal.

sunset4Así terminaban mis jornadas playeras en la isla de Koh Phangan, Tailandia.

sunset7Atardecer de plata en la isla Lombok, Indonesia…

Y sí, en la ciudad donde nací y crecí también hay sunsets gloriosos…

csc_0686Santiago de Chile 😎 

sunset5Atardecer en tonos sepia en el complejo religioso más grande del mundo: Angkor Wat, Camboya. Uno de mis lugares favoritos de Asia.

Y si de lugares favoritos estamos hablando, cómo dejar fuera ese espacio que me transporta al infinito y más allá…ese medio que me saca de mi zona de confort, me hace atravesar husos horarios y me deposita en esos rincones que siempre soñé conocer. Desde un avión la perspectiva es diferente, el horizonte es confuso, las nubes te saludan -y se despiden- con ilusión y melancolía, pero esta foto en particular, venía cargada de ansiedad por reencontrarme con mi amor tras 10 semanas de distancia, y esa tristeza obvia que todo viajero siente cuando un viaje llega a su fin 😥

csc_0251Volviendo a casa. Mi adiós a Centroamérica. Mi bienvenida a Sudamérica. Ese instante bipolar, en que no sabes si reír, o llorar.

 

Quizás también te interese leer esto:

Comentarios

No hay comentarios aún

Comentar