Asia Mis viajes

Bangkok con jet lag

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Tras casi 30 horas de viaje y una escala en Nueva Zelanda y la segunda en Sydney, aterrizamos en la estimulante ciudad de Bangkok con un cansancio que no fue capaz de superar nuestra alegria y curiosidad. Luego de cambiar dolares a baths, la moneda local, salimos del aeropuerto sin entender mucho como llegariamos a nuestro hotel. Sin embargo fue bastante mas facil y ordenado de lo que imaginamos. A Kao san road plis, le dijimos a nuestro taxista, y hacia alla nos llevo. El precio del recorrido estuvo siempre acordado de antes, pero al bajar,  nos cobro los 2 peajes que habian del aeropuerto a nuestro destino!! y hasta el dia de hoy no sabemos si nos vieron la cara o era algo que nos correspondia pagar a nosotros. Nos dejaron en la entrada de kao san road, uno de los sectores mas turisticos y ruidosos de todo bangkok y despues de unos 5 minutos caminando, llegamos a kao san palace, nuestro primer alojamiento de este largo periplo por Asia. Despues de dejar nuestras cosas en la habitacion, y pese al agotamiento post viaje, salimos a caminar por esta famosa calle peatonal para sentir los olores, presenciar de cerca la vida nocturna de bangkok y dejar a nuestros sentidos deleitarse frente a lo nuevo que pasaba ante nosotros: carritos de bichos para comer, puestos callejeros de masajes thai y de falsificaciones de carnets de todo tipo (?) choferes de tuk tuk ofreciendo sus servicios, bares y sus famosos buckets (baldes como esos que los niños tienen para la playa, pero con tragos) unas sonrientes señoras con sombreros etnicos vendiendo un asuntito de madera que lo hacian sonar como una ranita…etc!

[/vc_column_text][vc_single_image image=”1141″ img_size=”full” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Yo, cual niña en disneylandia, fascinada como siempre ante cualquier cosa que represente algo diferente o opuesto al lugar de donde vengo. El paseo no duro mucho porque estabamos agotados, asi que nos fuimos a descansar, aunque nuestra ansiedad nos hizo dormir poco y a las 6 am (quizas por el cambio de horario mas conocido como “jet lag”) figurabamos con los ojos pegados al techo queriendo salir de la cama para comenzar a vivir la capital tailandesa desde tempranito y tras un frugal desayuno made in kao san road: bolsitas de piña y mango pelados y picados (20 bths cada bolsita) comenzamos el regateo y la busqueda de un taxista bueno y barato (lo bonito no nos importaba la verdad) y asi comenzamos nuestro primer dia en un lugar imperdible de las afueras de bangkok: el mercado flotante Damnoen Saduak, un lugar tan increible que merece un post aparte a modo de mencion honrosa. Por ahora, un breve resumen de nuestra llegada al sudeste asiatico y del comienzo de un largo viaje, que recien comienza…

(disculpen la falta de acentos, aun no logro descifrar como hacerlo en este tablet o en los teclados de los ciber en tailandia, ya solucionaremos esos errores)

Imágenes de este post: gentileza Google imágenes ;)[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Quizás también te interese leer esto:

No hay comentarios aún

Comentar