Mis viajes Reflexiones

Eso que nos hace grandes viajeros (y personas)

taranna_responsable

Viajero, turista, mochilero. Cada vez desconfío más de la etiquetas. Cada día que pasa me parece más absurdo el como algunos se autodefinen con orgullo y usan esos términos de manera despectiva hacia otros.
Con mochila o maleta; a dedo o en primera clase; duermas en hoteles 5 estrellas o en carpa a orillas de un camino. De verdad creen que una billetera gorda o un bolsillo vacío hace la diferencia más allá de los lujos que te puedas dar? No se han puesto a pensar que lo que realmente hace la diferencia son nuestras acciones?


Muchos piensan erróneamente que la palabra cultura va de la mano con cuán cultos somos. La cultura refleja lo mejor y lo peor de cada país a través del comportamiento de sus ciudadanos. Desde actos tan cotidianos como respetar a los peatones, ser sucios y desconsiderados con el medioambiente, el cómo tratas a los animales y otros seres más vulnerables, el cuán consumistas, desconfiados, entrometidos o amables seamos con los demás, etc.
Creo que hay una cualidad que abarca la generosidad, el respeto por el otro y su espacio, el amor al prójimo, la tolerancia y la paciencia. Y eso se llama EMPATÍA!!
La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, asumiendo que tus gustos pueden ser opuestos o muy distintos al otro.

colombia
It´s nice to be nice…
Un día preguntando el valor de una pieza compartida en una hostal de Guatemala bastante sencilla, dos chicas llegaron tras de mí a consultar los precios al igual que yo. Yo me instalé porque me conformo sin grandes lujos y mientras registraba mis datos con la dueña, una de las chicas le dice “nos vamos, este lugar es horrible”. Si de verdad piensas eso, crees que puedes aportar en algo además de hacerle pasar una tristeza y vergüenza feroz a esa humilde y trabajadora señora? Reconozco haber ido muchas veces a lugares que no fueron de mi agrado, pero me guardé mis apreciaciones y creí que en situaciones como esas era mejor un “Gracias, seguiré buscando”. Si no vuelves, la dueña capaz que haga algo por mejorar el lugar, pero decir a viva voz que el lugar te parece feo habiendo más gente ahí presente, me parece un desatino y una falta de empatía horrible.
En otra ocasión, venía en un avión donde una madre viajaba con su bebé. Seguramente a la pequeña le dolían sus oídos producto de la presión ya que no paraba de llorar, y el tipo que iba en el asiento de adelante tira al viento un “cómo puede haber gente que viaja con niños tan chicos”. Eso incomodó y puso tan nerviosa a esa madre que su hijita lloraba más fuerte aún. Como si el comentario anterior no hubiese sido lo suficientemente desubicado, la estupidez humana lanzó una frase tan violenta que fue una patada directa a mi útero: “Si no la callas tú, la callo yo”. Todos quienes estábamos cerca escuchamos y quedamos en shock. Pero nadie hizo nada. No pude evitarlo. Me paré, me acerqué de frente al hijo de fruta ese y lo puse en su lugar. Le pedí a la persona que iba al lado de esa madre angustiada y de ojos llorosos que cambiáramos asiento y saqué de mi mochila un pingüino de peluche que siempre llevaba conmigo a mis viajes en solitario y me propuse hacer reír a esa chiquita. Mi comentario en contra del tipo hizo que esa mamá se relajara (obvio! alguien estaba de su lado) y por ende su guagua dejó de llorar. Seguramente si esa mujer hubiese ido acompañada de su marido, el tipo se la hubiera bancado no?
Ese día no sólo descubrí que la falta de empatía va de la mano con la cobardía y CERO educación. Sino además aprendí que si quieres que una situación cambie, no basta con resistirse a ella y quejarse. Toma cartas en el asunto con inteligencia emocional. Yo no necesito ser madre para ponerme en los zapatos de quienes sí lo son. Simplemente me puse en su lugar y me vestí de su nerviosismo e intenté que se relajara. Con su calma vendría la calma de su bebé, lógico. Cada vez que me subo a un avión veo las caras de la gente cuando ven en los pasillos a una familia con hijos. La gente asume de entrada que tendrá un vuelo del terror. No será mejor regalar una sonrisa y generar un ambiente grato para que así todos volemos felices y tranquilos? Al menos yo, miro a esos padres con cara de “ídolos, los admiro” y “Ya me tocará”. Cambiar el switch y ser generosos no es tan difícil.
Otros ejemplos de poca empatía y falta de sentido común:
En este roadtrip nos ha llamado la atención la de gente indiferente con los demás, como los que transitan en camionetas y pasan demasiado cerca y rápido levantando polvo y piedras poniendo en riesgo a los viajeros en bicicleta e incluso a los que andamos manejando. Nos han saltado piedras al parabrisa y porque Dios es grande no se ha hecho pedazos.
Durmiendo en algunos lugares, hemos pasado noches de largo sin dormir por grupitos que han llegado a instalarse AL LADO de nosotros con música a todo volumen, teniendo todo un parque o una playa para ellos…de verdad pensarán que nuestra furgoneta con logo y ventanas cubiertas es un vehículo cualquiera estacionado en medio de la nada? Lo peor: al día siguiente, lleno de latas de cerveza y colillas de cigarro. Ideal como para que la gente que pase por ahí a la mañana siguiente piense que estos chilenos (nosotros) somos unos sucios que venimos de viaje a su país a tirar basura.

Y si hablamos de falta de empatía y conciencia social, detengámonos a pensar en el tema regateo. Hay países como Marruecos que, por cultura, regatear  es parte de la negociación de un producto. Pero ojo! No en todos lados se estila y muchas veces las horas de trabajo que hay detrás de una artesanía o prenda de vestir es muchísimo mayor que lo que estás ofreciendo pagar. Por qué en tu país pagarías en un mall 100 dólares por una cartera y en un mercado local intentas negociarla por 10 dólares?

Parte de mi filosofía apunta también al “evita los malls y grandes tiendas, compra en mercados y paga de acuerdo a una relación justa de precio/calidad”

OJO eso sí con comprar artesanías con plumas, colmillos, animalitos disecados o cualquier cosa que contribuya con las malas prácticas con la fauna local.
Viajar con conciencia y respeto
Si hay algo con lo que me siento absolutamente comprometida es con este planeta que tanto amo. Intento ser lo más consciente, consecuente y responsable posible. Cuando vivía en un lugar fijo reciclábamos con mi marido hasta la basura orgánica. Hoy, viajando en furgoneta en países que no separa la basura nos es imposible pero intentamos generar la menor cantidad de residuos posibles. No quiero generar polémica diciendo qué países y ciudadanos nos parecieron tremendamente irrespetuosos con su entorno, pero sólo puedo decir que pagan justos por pecadores, ya que las acciones de un puñado de personas, implica que la mayoría meta en el saco a todo un país. Llegamos a muchos lugares a orillas de lagos o ríos que si no hubiesen sido por la basura se habrían transformado en nuestros paraísos favoritos del viaje. Latas de cerveza, colillas de cigarro, pañales y papel higiénico con caca eran los asquerosos y contaminantes desechos que más se repiten. Tanto te cuesta llevarte tus porquerías a casa o al basurero de la esquina? Te has puesto a pensar el cuánto arruinas la reputación de tus compatriotas y de tu país entero por tales acciones?


Degradación
Viajar es una gratificante y enriquecedora experiencia, pero al mismo tiempo, la huella que dejamos mientras descubrimos el mundo puede ser muy dañina para nuestro planeta.
Tantos terremotos y desastres naturales no te dicen nada? La madre tierra no puede hablar pero se manifiesta con rabia por el daño irreversible que le estamos haciendo.
Mochilero o turista, da igual cómo viajemos mientras seamos conscientes y respetuosos. Para qué buscar tantas diferencias cuando nos une algo tan básico y adictivo como el placer de descubrir nuestras propias maravillas? Con o sin plata somos todos viajeros y ciudadanos del mundo…acaso no queremos mostrarles a nuestros hijos y nietos esas bellezas que tanto nos alucinan?
He leído en muchos medios que los turistas son los irresponsables por hacer tours que van en contra del bienestar de la fauna, el entorno y las comunidades, cuando he visto con mis propios ojos a esos que dicen ser mochileros visitando comunidades étnicas y comportándose con los locales como si fuesen fenómenos freak de circo, sacando fuera del agua a las estrellas de mar, rayando ruinas, llevándose un coral a modo de souvenir, o incendiando miles de hectáreas de bosque nativo y fauna en peligro de extinción de maravillosos parques nacionales. Muchas de esas acciones provienen de la ignorancia de no saber qué consecuencias traen. O por no respetar normas básicas como “no hacer fogatas”.
La clásica foto con la estrella de mar en manos de otros y fuera del agua es otro ejemplo de cuán ignorantes somos ante ciertos temas. Por si no lo sabías, las estrellas de mar capturan el oxígeno del agua para su proceso de respiración a través de branquias dermales y cuando estas especies son sacadas de su hábitat acuático no pueden realizar el intercambio de gases para sus ciclos vitales, por lo que sufren una intoxicación, generalmente con dióxido o monóxido de carbono y en un tiempo relativamente corto mueren. Ahora que lo sabes, lo harás en tus próximas vacaciones playeras?

Allá donde vayamos somos embajadores que representamos a nuestros países.
A mí -por trabajo o siendo invitada- me ha tocado ser turista de crucero y de grandes hoteles y como no nací sabiéndolo pero sí me importa el tema, he investigado de qué manera reducir mi propia huella. Un ejemplo es cuidando el agua, ese bien que por cotidiano damos por sentado. Cada vez que me ducho corto el agua mientras lavo mi pelo por ejemplo y como salgo limpia, no creo necesario lavar mis toallas entre ducha y ducha. Por eso, aconsejo no dejar las toallas en el suelo. A veces las he dejado colgadas para que se sequen y así volver a usarlas pero me las cambian igual. Por eso, cada vez que me toca ir a un hotel o a un crucero dejo una notita: “Gracias por dejar mi habitación y baño impecable, pero te pido que no cambies mis toallas hasta el final de mi estadía…Muchas Gracias!”
Cuando me ducho en baños públicos (como lo hago en el roadtrip actual) dejo limpio y me llevo conmigo la mata de pelos. Una vez más: Empatía. Pienso en que la señora que limpia ese baño podría haber sido yo, y no, no me gustaría recoger pelos que tapan el desagüe ni toallas higiénicas o pañales con caca que alguien no se tomó la molestia de cubrir bien y tiró fuera del tacho de la basura. Pienso también en la persona que viene después de mi y que no tiene por qué encontrarse con un baño sucio. Apropósito del tema femenino, no uso hace AÑOS toallas y tampones. Además de ser horriblemente contaminantes para el medioambiente, son muy tóxicos para nuestro sistema reproductor. La copita menstrual la lleva chiquillas!! Úsenla!!
En el viaje actual, respetamos las normas y eso nos ha impedido ingresar con el Facu a los parques nacionales. Por un tema de preservación de flora y fauna nativa, está prohibido el ingreso con mascotas, ya que éstos vulneran el bienestar de quienes habitan ahí, a través de la transmisión de enfermedades y parásitos a los animales silvestres. He leído en varios grupos de viajeros overlanders por el continente, cómo buscan la manera de entrar a los países y parques nacionales con sus perros escondidos. Imagino que lo hacen porque ignoran los daños que pueden generar si sus perros muerden a un zorro, o lo peligroso que puede ser para sus mascotas si la situación es la inversa. En algunos países hay bichos que pueden morder a tu mascota y eso se traduce en transmisión de bacterias o huevos que pueden provocar su muerte. De verdad, por ahorrarte plata, vas a dejar de ponerle todas las vacunas que la aduana de un país exige? Al final, si algo le pasa a tu perro, un acto así de irresponsable te hará desembolsar muchísimo más dinero en un tratamiento para que se mejore. Voy a profundizar sobre el tema de viajar responsablemente con mascotas en otro post  😉
Tanto como cuando vivíamos en un lugar fijo, como ahora que lo hacemos en una furgoneta, vamos a los supermercados con nuestras bolsas de tela.
Nuestra botella de agua la cambiamos cada 4 meses. Y es que la cantidad de desecho plástico que se genera es preocupante. Cuando viajamos por Asia nos llamó la atención la de vertederos de basura con CERROS de botellas. Es sabido que por allá no es recomendable beber agua de la cañería, pero puedes comprar una botella con filtro o ir rellenando en tu hostal en los dispensadores de agua en bidones.

turismo-sostenible
Mea culpa
Debo confesar que yo también he pecado por no saber. Como una vez en un paseo en Ilha Grande, Brasil y el chico que conducía la embarcación nos llevó a una piscina natural llena de pescaditos. Sacó unas galletas de salvado y las repartió entre los viajeros para que alimentáramos a los peces y así nos sacáramos la fotito con muchos ejemplares a nuestro alrededor. Error. Después la foto la vió en Facebook una amiga que es bióloga marina y me dijo que eso alteraba su ecosistema provocando daños muy graves. Puede parecer una exageración, pero piensa que ese mismo tour se hace varias veces al día, todos los días. Y esa repetición es la que provoca daños irreversibles.
Cuando fuimos a Tailandia el 2013, fuimos a ver a los tigres del Tiger Temple de Kanchanaburi. Los pobrecitos tenían la lengua afuera, se veían como dopados. Esos pelados de túnicas naranjas nunca fueron monjes y ahí, encadenados tenían a los felinos muertos de sed. Me sentí estafada y me fui enojada conmigo y triste por lo que ví. Usted no vaya POR FAVOR!!

(Hoy día también está de moda montar elefantes en el Sudeste Asiático y la gente no sabe todo el maltrato que hay detrás. Las monturas de fierro que les ponen a los paquidermos sobre sus lomos les provocan graves heridas y se sabe que algunos se han desplomado y muerto en el acto. Si todos fuéramos consciente de ello, nadie iría y estos lugares pasarían al olvido)

Por eso mismo a la hora de viajar con agencias yo recomiendo a ojos cerrados hacerlo con una que no sea cómplice de estas malas prácticas. Una de ellas es Balibuta que te brinda la posibilidad de vivir una experiencia genuina, auténtica, responsable y sustentable con aportes concretos para las comunidades locales. (Balibuta se especializa en destinos asiáticos)

La indiferencia de cada uno de estas acciones nos está llevando a la destrucción amigos! Tan poco te importa este mundo al que le declaras amor eterno? Entonces, actúa en consecuencia por favor!!
Y tú, qué haces para marcar la diferencia? de qué manera cuidas el planeta y de qué forma reduces tu huella mientras descubres este mundo maravilloso?

DSC_0676No dejes más huellas que las de tus pies!!

Quizás también te interese leer esto:

Comentarios

No hay comentarios aún

Comentar